Pueblos de portugal cerca de badajoz

  • por
Pueblos de portugal cerca de badajoz

algarve frontera con españa

Una hora separa esta capital de tres famosas ciudades, declaradas Patrimonio de la Humanidad: Cáceres, Mérida y Évora.  A unos diez minutos, Elvas ofrece la fortificación aluvial más perfecta de Europa, por lo que se ha incorporado recientemente al Patrimonio de la Humanidad.

En Mérida (capital de la Comunidad Extremeña) se conservan las huellas indelebles del Imperio Romano de visigodos y árabes. Pero son las huellas romanas las que le dan el carácter de referencia a la antigua capital de la Lusitania.

En Portugal, a 90 kms. de Badajoz por autopista, se encuentra la ciudad de Évora, que en su día fuera la capital del reino portugués. Gótico, Barroco, Renacimiento, son los estilos arquitectónicos más destacados que se reparten por su casco antiguo, defendido a su vez por la fortificación abaluarada del siglo XVII. Una ciudad de las más bellas del país vecino.

Y Badajoz, la antigua capital de los reyes Aftasidas. Con su alcazaba medieval y sus fortificaciones aluviales. Y su río Guadiana, con maravillosas puestas de sol. Centro de servicios y exponente comercial de Extremadura y el Alentejo. Gastronomía depurada (restaurantes y bares de tapas). Instalaciones recreativas y deportivas. Museos, con una variada oferta y temática. Y por la noche, multitud de locales de ocio y copas. Y también el Gran Casino de Extremadura.

mapa de la frontera entre portugal y españa

Aparte de algunos pueblos de habla portuguesa en territorio español, la frontera sigue casi exactamente la separación lingüística entre los dos países. Sin embargo, sigue existiendo una situación problemática en torno al disputado territorio de Olivenza, dentro de la comunidad autónoma de Extremadura.

Designada como perteneciente a Portugal en 1297, la ciudad fue cedida a España en 1801 con el tratado de Badajoz, que puso fin a la Guerra de las Naranjas. En 1807, Carlos IV de España y Napoleón I de Francia firmaron el tratado de Fontainebleau, en el que acordaron el reparto de Portugal. Como reacción a este tratado y al conflicto que siguió, el rey de Portugal exigió en 1808 la devolución de Olivenza, al considerar que se habían roto los términos del tratado de Badajoz. El rey de España hizo caso omiso de esta demanda, y la ciudad sigue bajo control español hasta el día de hoy, a pesar de varios intentos portugueses de recuperar la ciudad, especialmente en el Congreso de Viena de 1815 y durante la guerra civil española. El uso de la lengua portuguesa se reprimió gradualmente en la región.

elvas

Comboios de Portugal (CP) es la red nacional de ferrocarriles de Portugal que abarca más de 2.700 km, con trenes divididos en tres tipos principales: trenes regionales, urbanos e interurbanos; trenes de alta velocidad internacionales y nacionales; y trenes nocturnos internacionales. Las principales estaciones de Portugal son Santa Apolónia, en Lisboa, y Campanha, en Oporto, que conectan con los trenes de las ciudades portuguesas y los destinos internacionales. El Alfa Pendular, el tren más rápido de Portugal, es una opción de viaje muy popular, ya que puede circular a una velocidad de hasta 250 km/h. Puede reservar los billetes de tren con hasta 60 días de antelación.

país entre portugal y españa

Diseñado por el padre jesuita holandés Cosmander, el baluarte representa el mejor ejemplo de la escuela holandesa de fortificaciones que se conserva en todo el mundo, y en el lugar también se encuentra el acueducto de Amoreira, que se construyó para que la fortaleza pudiera resistir largos asedios.

De origen romano-morisco, el castillo de Elvas fue reconstruido por el rey Sancho III en 1226. Además de las impresionantes vistas panorámicas de la vecina España, un paseo por la cima de las almenas ofrece una hermosa vista del casco antiguo y proporciona un punto de vista adecuado para apreciar el ingenioso diseño de las fortificaciones.

La catedral de la Sé, con un aspecto extrañamente amenazador y de fortaleza en la plaza de Sancho II, está decorada con gárgolas, torretas y un florido potro manuelino bajo una cúpula de forma cónica. Construida por Francisco de Arruda (de la Torre de Belém), el interior cuenta con numerosos y exquisitos azulejos del siglo XVII, los mejores de los cuales se encuentran en la sacristía.