Tabla periodica gases nobles

  • por
Tabla periodica gases nobles

¿es el potasio un gas noble?

Nos encantan los gases nobles. Algunos científicos solían llamarlos gases inertes. En realidad no funcionaba porque hay algunos otros gases que son básicamente inertes pero no son gases nobles. El nitrógeno (N2) podría considerarse un gas inerte, pero no es un gas noble. Los gases nobles son otra familia de elementos, y todos ellos se encuentran en la columna de la derecha de la tabla periódica. Para todos los químicos en ciernes, el extremo derecho también se conoce como Grupo Cero (Grupo 0) o Grupo Dieciocho (Grupo XVIII). Esta familia tiene los elementos más felices de todos.

Utilizando la descripción de Bohr de las capas de electrones, los átomos felices tienen capas completas. Todos los gases nobles tienen cáscaras exteriores completas con ocho electrones. Oh, ¡espera! Eso no es totalmente correcto. En la cima de los gases nobles está el pequeño helio (He), con una envoltura llena con sólo dos electrones. El hecho de que sus capas exteriores estén llenas significa que son bastante felices y no necesitan reaccionar con otros elementos. De hecho, rara vez se combinan con otros elementos. Esta falta de reactividad es la razón por la que se denominan inertes.

Número de grupo de los gases nobles

Los gases nobles (Grupo 18) se encuentran en el extremo derecho de la tabla periódica y anteriormente se denominaban «gases inertes» debido a que sus envolturas de valencia (octetos) los hacen extremadamente no reactivos. Los gases nobles se caracterizaron relativamente tarde en comparación con otros grupos de elementos.

La primera persona que descubrió los gases nobles fue Henry Cavendish a finales del siglo 180. Cavendish distinguió estos elementos eliminando químicamente todo el oxígeno y el nitrógeno de un recipiente de aire. El nitrógeno se oxidaba a \N(NO_2\) mediante descargas eléctricas y era absorbido por una solución de hidróxido de sodio. A continuación, se eliminó el oxígeno restante de la mezcla con un absorbente. El experimento reveló que 1/120 del volumen de gas permanecía sin reaccionar en el recipiente. La segunda persona en aislarlos, aunque no tipificarlos, fue William Francis (1855-1925). Francis observó la formación de gas al disolver minerales de uranio en ácido.

En 1894, John William Strutt descubrió que el nitrógeno puro obtenido químicamente era menos denso que el nitrógeno aislado de muestras de aire. A partir de este descubrimiento, llegó a la conclusión de que en el aire había otro gas desconocido. Con la ayuda de William Ramsay, Strutt consiguió replicar y modificar el experimento de Cavendish para comprender mejor el componente inerte del aire en su experimento original. El procedimiento de los investigadores difería del de Cavendish: eliminaron el oxígeno haciéndolo reaccionar con cobre y eliminaron el nitrógeno en una reacción con magnesio. El gas restante se caracterizó adecuadamente y el nuevo elemento recibió el nombre de «argón», que proviene de la palabra griega «inerte».

¿es el litio un gas noble?

ResumenEl helio y el neón, los dos gases nobles más ligeros, han sido tradicionalmente colocados por la IUPAC en el Grupo 18 de la Tabla Periódica de los Elementos, junto con el argón, y otros elementos gaseosos no reactivos o moderadamente reactivos (criptón, xenón, radón), y el oganeso. En este relato revivimos la antigua discusión sobre la posible ubicación del helio en el Grupo 2, conservando la posición del neón en el Grupo 18. Proporcionamos argumentos químico-cuánticos para tal escenario -así como otros argumentos cualitativos y cuantitativos- y describimos sugerencias anteriores en la literatura que lo apoyan o lo ponen en duda. Para el gusto de este autor, Él debería situarse en el Grupo 2.

La tabla periódica del físico Stowe (PPT) va más allá que Janet en la vinculación de la colocación de los elementos con la comprensión moderna de la estructura electrónica de los átomos, y es tridimensional con los tres ejes que representan el número cuántico principal, el número cuántico orbital y el número cuántico magnético orbital (Stowe 1989). Aquí, el helio es de nuevo un elemento del Grupo 2, y el neón cae en la misma columna vertical que el argón y los gases nobles más pesados (Fig. 3 superior). Del mismo modo, las versiones propuestas por Le Cornec (Fig. 3 central) (Le Cornec 2002), y Tarantola (Fig. 3 inferior) (Tarantola 2002), si bien se esfuerzan por tener en cuenta el primer potencial de ionización de los átomos aislados en la fase gaseosa, prefieren situar al helio por encima del berilio y no del neón. Este es también el caso de todas las versiones de la Tabla propuesta por Górski (no mostrada aquí) (Górski 2001). La selección entre varias formas de la Tabla es una cuestión de idiosincrasia personal, como han notado correctamente muchos autores (para un comentario interesante, cf. Schwarz 2016Footnote 1). Fig. 3Superior: Stowe’s, Medio: La de Le Cornec, y Abajo: Las versiones de Tarantola de la Carta PeriódicaImagen a tamaño completo

¿es el argón un gas noble?

Los gases nobles (históricamente también los gases inertes; a veces denominados aerogenos[1]) constituyen una clase de elementos químicos con propiedades similares; en condiciones estándar, todos ellos son gases monatómicos inodoros e incoloros con una reactividad química muy baja. Los seis gases nobles naturales son el helio (He), el neón (Ne), el argón (Ar), el criptón (Kr), el xenón (Xe) y el radón radiactivo (Rn).

El oganesson (Og) es un elemento altamente radiactivo producido sintéticamente, del que se ha predicho que es otro gas noble, o que rompe la tendencia y es reactivo, debido a los efectos relativistas. Debido, en parte, a la brevísima vida media de 0,7 ms de su único isótopo conocido, su química aún no se ha investigado.

Para los seis primeros periodos de la tabla periódica, los gases nobles son exactamente los miembros del grupo 0. Los gases nobles son típicamente muy poco reactivos, excepto cuando se encuentran en condiciones extremas particulares. La inercia de los gases nobles los hace muy adecuados en aplicaciones en las que no se desean reacciones. Por ejemplo, el argón se utiliza en las lámparas incandescentes para evitar que el filamento de tungsteno caliente se oxide; también, el helio se utiliza en el gas de respiración de los buceadores de aguas profundas para evitar la toxicidad del oxígeno, el nitrógeno y el dióxido de carbono (hipercapnia).