Riesgos de los isotopos

  • por
Riesgos de los isotopos

¿qué isótopo se utiliza para tratar el cáncer?

La desintegración radiactiva es el proceso en el que un átomo radiactivo emite espontáneamente radiación en forma de energía o partículas para alcanzar un estado más estable.    Es importante distinguir entre el material radiactivo y la radiación que emite.

Los átomos radiactivos emiten uno o varios de estos tipos de radiación para alcanzar un estado más estable.    Además, cada tipo de radiación tiene diferentes propiedades que afectan a cómo podemos detectarla y cómo puede afectarnos.

Vida mediaOtra característica de cada radionúclido es su vida media.    La vida media es el tiempo que tarda la mitad de los átomos radiactivos de un radionúclido específico en descomponerse.    Una buena regla general es que, después de siete vidas medias, se tendrá menos del uno por ciento de la cantidad original de radiación.

Cadenas de desintegración radiactivaAlgunos radionúclidos pasan por una serie de transformaciones antes de alcanzar un estado estable.    Por ejemplo, el uranio-238 se transforma finalmente en un átomo estable de plomo.    Pero en el proceso se generan varios tipos de átomos radiactivos.    Esto se denomina cadena de desintegración. Cuando el uranio-238 se desintegra, produce varios isótopos de:

Qué son los isótopos estables

El creciente empleo de trazadores de isótopos estables con fines de diagnóstico e investigación plantea con frecuencia preguntas sobre los posibles riesgos asociados a su uso, lo que reviste especial importancia en el grupo de edad pediátrica. Los efectos biológicos y el potencial de eventos adversos se han evaluado en un gran número de estudios con animales y, en parte, también con humanos. Las posibles diferencias en el comportamiento físico, químico y bioquímico que resultan de los efectos isotópicos cinéticos y termodinámicos entre los isótopos estables del mismo elemento están relacionadas con las diferencias relativas de peso atómico. El deuterio (2H), que difiere notablemente en masa del isótopo predominante del hidrógeno 1H, puede inducir efectos secundarios graves en concentraciones elevadas en los fluidos corporales. La dosis umbral para la aparición de efectos secundarios se encuentra muy por encima de las dosis habituales de trazadores para uso clínico. En contraste con el deuterio, los isótopos estables más pesados, como el 13C, el 15N o el 18O, que difieren relativamente poco en masa de los isótopos predominantes, como el 12C, no muestran efectos biológicos adversos ni siquiera en los enriquecimientos más elevados.

Problemas de los isótopos radiactivos

Descubierto por primera vez en el siglo XVIII, el uranio es un elemento que se encuentra en toda la Tierra, pero principalmente en cantidades mínimas. En 1938, los físicos alemanes Otto Hahn y Fritz Strassmann demostraron que el uranio podía dividirse en partes para obtener energía. El uranio es el principal combustible de los reactores nucleares y la principal materia prima de las armas nucleares.

El uranio natural consta de tres isótopos: uranio-238, uranio-235 y uranio-234. Los isótopos del uranio son radiactivos. Los núcleos de los elementos radiactivos son inestables, lo que significa que se transforman en otros elementos, normalmente emitiendo partículas (y a veces absorbiendo partículas). Este proceso, conocido como desintegración radiactiva, suele dar lugar a la emisión de partículas alfa o beta del núcleo. También suele ir acompañada de la emisión de radiación gamma, que es una radiación electromagnética, como los rayos X. Estos tres tipos de radiación tienen propiedades muy diferentes en algunos aspectos, pero todas son radiaciones ionizantes: cada una es lo suficientemente energética como para romper los enlaces químicos, por lo que tiene la capacidad de dañar o destruir las células vivas.

Importancia y aplicación de los isótopos en la nutrición

Esta es una lista o tabla de elementos que son radiactivos. Tenga en cuenta que todos los elementos pueden tener isótopos radiactivos. Si se añaden suficientes neutrones a un átomo, éste se vuelve inestable y se descompone. Un buen ejemplo de ello es el tritio, un isótopo radiactivo del hidrógeno presente de forma natural en niveles extremadamente bajos. Esta tabla contiene los elementos que no tienen isótopos estables. A cada elemento le sigue el isótopo más estable conocido y su vida media.

Obsérvese que el aumento del número atómico no hace necesariamente que un átomo sea más inestable. Los científicos predicen que puede haber islas de estabilidad en la tabla periódica, donde los elementos transuránicos superpesados pueden ser más estables (aunque siguen siendo radiactivos) que algunos elementos más ligeros.Esta lista está ordenada por número atómico creciente.

Los radioisótopos naturales pueden proceder de la nucleosíntesis en las estrellas y de las explosiones de supernovas. Normalmente, estos radioisótopos primordiales tienen vidas medias tan largas que son estables a efectos prácticos, pero cuando decaen forman lo que se llama radionúclidos secundarios. Por ejemplo, los isótopos primordiales torio-232, uranio-238 y uranio-235 pueden decaer para formar radionúclidos secundarios de radio y polonio. El carbono-14 es un ejemplo de isótopo cosmogénico. Este elemento radiactivo se forma continuamente en la atmósfera debido a la radiación cósmica.