Porque se produce la lluvia

  • por
Porque se produce la lluvia

Cómo se llama el proceso de la lluvia

La precipitación es cualquier agua líquida o congelada que se forma en la atmósfera y cae a la Tierra. Se presenta en muchas formas, como la lluvia, el aguanieve y la nieve. Junto con la evaporación y la condensación, la precipitación es una de las tres partes principales del ciclo global del agua.

La precipitación se forma en las nubes cuando el vapor de agua se condensa en gotas de agua cada vez más grandes. Cuando las gotas son lo suficientemente pesadas, caen a la Tierra. Si una nube es más fría, como lo sería a mayor altitud, las gotas de agua pueden congelarse para formar hielo. Estos cristales de hielo caen a la Tierra en forma de nieve, granizo o lluvia, dependiendo de la temperatura dentro de la nube y en la superficie de la Tierra. La mayor parte de la lluvia comienza en realidad como nieve en lo alto de las nubes. A medida que los copos de nieve caen en el aire más caliente, se convierten en gotas de lluvia.

Las partículas de polvo o humo en la atmósfera son esenciales para la precipitación. Estas partículas, llamadas «núcleos de condensación», proporcionan una superficie sobre la que se condensa el vapor de agua. Esto ayuda a que las gotas de agua se junten y sean lo suficientemente grandes como para caer a la Tierra.

Cómo se forma la lluvia en las nubes

La lluvia es agua líquida en forma de gotas que se han condensado a partir del vapor de agua atmosférico y luego se han vuelto lo suficientemente pesadas como para caer por gravedad. La lluvia es un componente importante del ciclo del agua y es responsable de depositar la mayor parte del agua dulce de la Tierra. Proporciona las condiciones adecuadas para muchos tipos de ecosistemas, así como agua para las centrales hidroeléctricas y el riego de los cultivos.

La principal causa de la producción de lluvia es la humedad que se desplaza a lo largo de zonas tridimensionales de contrastes de temperatura y humedad conocidas como frentes meteorológicos. Si hay suficiente humedad y movimiento ascendente, las precipitaciones caen de las nubes convectivas (las que tienen un fuerte movimiento vertical ascendente) como los cumulonimbos (nubes de trueno) que pueden organizarse en estrechas bandas de lluvia. En las zonas montañosas, es posible que se produzcan fuertes precipitaciones cuando el flujo ascendente se maximiza dentro de las laderas de barlovento del terreno en elevación, lo que obliga a que el aire húmedo se condense y caiga en forma de lluvia a lo largo de las laderas de las montañas. En el lado de sotavento de las montañas, pueden existir climas desérticos debido al aire seco causado por el flujo descendente que provoca el calentamiento y la desecación de la masa de aire. El movimiento de la vaguada monzónica, o zona de convergencia intertropical, aporta estaciones lluviosas a los climas de sabana.

Qué es la lluvia

La lluvia es agua líquida en forma de gotas que se han condensado a partir del vapor de agua atmosférico y se han vuelto lo suficientemente pesadas como para caer por gravedad. La lluvia es un componente importante del ciclo del agua y es responsable de depositar la mayor parte del agua dulce de la Tierra. Proporciona las condiciones adecuadas para muchos tipos de ecosistemas, así como agua para las centrales hidroeléctricas y el riego de los cultivos.

La causa principal de la producción de lluvia es la humedad que se mueve a lo largo de zonas tridimensionales de contrastes de temperatura y humedad conocidas como frentes meteorológicos. Si hay suficiente humedad y movimiento ascendente, las precipitaciones caen de las nubes convectivas (las que tienen un fuerte movimiento vertical ascendente) como los cumulonimbos (nubes de trueno) que pueden organizarse en estrechas bandas de lluvia. En las zonas montañosas, es posible que se produzcan fuertes precipitaciones cuando el flujo ascendente se maximiza dentro de las laderas de barlovento del terreno en elevación, lo que obliga a que el aire húmedo se condense y caiga en forma de lluvia a lo largo de las laderas de las montañas. En el lado de sotavento de las montañas, pueden existir climas desérticos debido al aire seco causado por el flujo descendente que provoca el calentamiento y la desecación de la masa de aire. El movimiento de la vaguada monzónica, o zona de convergencia intertropical, aporta estaciones lluviosas a los climas de sabana.

Cristales de hielo

La precipitación es cualquier agua líquida o congelada que se forma en la atmósfera y cae a la Tierra. Se presenta en muchas formas, como la lluvia, el aguanieve y la nieve. Junto con la evaporación y la condensación, la precipitación es una de las tres partes principales del ciclo global del agua.

La precipitación se forma en las nubes cuando el vapor de agua se condensa en gotas de agua cada vez más grandes. Cuando las gotas son lo suficientemente pesadas, caen a la Tierra. Si una nube es más fría, como lo sería a mayor altitud, las gotas de agua pueden congelarse para formar hielo. Estos cristales de hielo caen a la Tierra en forma de nieve, granizo o lluvia, dependiendo de la temperatura dentro de la nube y en la superficie de la Tierra. La mayor parte de la lluvia comienza en realidad como nieve en lo alto de las nubes. A medida que los copos de nieve caen en el aire más caliente, se convierten en gotas de lluvia.

Las partículas de polvo o humo en la atmósfera son esenciales para la precipitación. Estas partículas, llamadas «núcleos de condensación», proporcionan una superficie sobre la que se condensa el vapor de agua. Esto ayuda a que las gotas de agua se junten y sean lo suficientemente grandes como para caer a la Tierra.