Portada » Ejemplos de huesos cortos

Ejemplos de huesos cortos

  • por
Ejemplos de huesos cortos

Función de los huesos cortos

Los huesos trabajan con los músculos y las articulaciones para mantener nuestro cuerpo unido y apoyar la libertad de movimiento. Esto se denomina sistema musculoesquelético. El esqueleto sostiene y da forma al cuerpo y protege los delicados órganos internos, como el cerebro, el corazón y los pulmones.

Los huesos contienen la mayor parte del suministro de calcio de nuestro cuerpo. El cuerpo construye y descompone constantemente el tejido óseo según sus necesidades. Un hueso sano necesita una dieta equilibrada, ejercicio regular con peso y los niveles adecuados de diversas hormonas. El esqueleto El esqueleto humano está formado por 206 huesos, incluidos los huesos del: Tipos de huesos Hay cuatro tipos diferentes de huesos en el cuerpo humano: Tejido óseo Las diferentes capas del tejido óseo incluyen: Médula ósea La médula ósea es el lugar donde se producen las células sanguíneas. Los tres tipos diferentes de células sanguíneas producidas por la médula ósea incluyen: Células óseas Nuestro cuerpo remodela constantemente su esqueleto construyendo y descomponiendo el tejido óseo según sea necesario. En consecuencia, cada hueso se reconstruye desde cero aproximadamente cada década. Las células óseas que intervienen en este proceso son, entre otras, las siguientes Densidad ósea Son muchos los factores que actúan conjuntamente para garantizar la resistencia y la salud de los huesos. La densidad ósea depende de: Condiciones óseas Algunas condiciones óseas incluyen: Dónde obtener ayuda

Tipos de huesos en el cuerpo humano

Hay huesos planos en el cráneo (occipital, parietal, frontal, nasal, lagrimal y vómer), la caja torácica (esternón y costillas) y la pelvis (ilion, isquion y pubis). La función de los huesos planos es proteger los órganos internos, como el cerebro, el corazón y los órganos pélvicos. Los huesos planos son algo aplanados, y pueden proporcionar protección, como un escudo; los huesos planos también pueden proporcionar grandes áreas de fijación para los músculos.

Los huesos largos, más largos que anchos, incluyen el fémur (el hueso más largo del cuerpo), así como los huesos relativamente pequeños de los dedos. Los huesos largos sirven para soportar el peso del cuerpo y facilitar el movimiento. Los huesos largos se encuentran principalmente en el esqueleto apendicular e incluyen los huesos de las extremidades inferiores (la tibia, el peroné, el fémur, los metatarsianos y las falanges) y los huesos de las extremidades superiores (el húmero, el radio, el cúbito, los metacarpianos y las falanges).

Los huesos cortos son tan largos como anchos. Situados en las articulaciones de la muñeca y el tobillo, los huesos cortos proporcionan estabilidad y cierto movimiento. Los carpos de la muñeca (escafoides, lunado, triquetral, hamato, pisiforme, capitado, trapezoide y trapecio) y los tarsos de los tobillos (calcáneo, astrágalo, navicular, cuboide, cuneiforme lateral, cuneiforme intermedio y cuneiforme medial) son ejemplos de huesos cortos.

Ejemplos de apéndices… esqueleto

Los 206 huesos que componen el esqueleto del adulto se dividen en cinco categorías en función de sus formas (Figura 6.6). Sus formas y sus funciones están relacionadas de manera que cada forma categórica de hueso tiene una función distinta.

Un hueso largo es aquel que tiene forma cilíndrica, siendo más largo que ancho. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el término describe la forma de un hueso, no su tamaño. Los huesos largos se encuentran en los brazos (húmero, cúbito, radio) y en las piernas (fémur, tibia, peroné), así como en los dedos de las manos (metacarpianos, falanges) y de los pies (metatarsianos, falanges). Los huesos largos funcionan como palancas; se mueven cuando los músculos se contraen.

Un hueso corto es aquel que tiene forma de cubo, siendo aproximadamente igual en longitud, anchura y grosor. Los únicos huesos cortos del esqueleto humano son los carpos de las muñecas y los tarsos de los tobillos. Los huesos cortos proporcionan estabilidad y apoyo, así como cierto movimiento limitado.

El término «hueso plano» es en cierto modo un término erróneo porque, aunque un hueso plano suele ser delgado, también suele ser curvo. Algunos ejemplos son los huesos del cráneo, las escápulas, el esternón y las costillas. Los huesos planos sirven como puntos de unión para los músculos y a menudo protegen los órganos internos.

Ejemplos de huesos sesamoideos

Personas de baja estaturaAlgunas personas son acusadas en broma de tener «problemas de verticalidad», como si eso fuera algo malo. Las personas de baja estatura tienen muchas ventajas y definitivamente no dejan que su menor estatura se interponga en las cosas importantes. El líder francés Napoleón Bonaparte medía 1,65 metros y nunca dejó que eso le detuviera. El famoso actor Dustin Hoffman tiene la misma altura, y es probable que lo hayas visto en una o dos películas nominadas al Oscar. Hay algunos huesos de su cuerpo que también tienen problemas de verticalidad. Pero, al igual que Napoleón o Hoffman, son realmente importantes. Esta lección repasa la definición, las características principales y los nombres de los huesos cortos del cuerpo humano.

Definición y característicasUn hueso corto es un hueso que es esencialmente tan ancho como largo. Sin embargo, no pienses que un hueso corto es simplemente una versión más corta del hueso largo con forma de mancuerna. Piensa en un hueso corto como un terrón de azúcar en términos de forma. Por supuesto, los huesos cortos del cuerpo no son cubos perfectos. Son algo irregulares, pero en general pueden considerarse de dimensiones relativamente iguales en comparación con otras formas de huesos. Los huesos cortos sirven para proporcionar al cuerpo soporte, fuerza, estabilidad y compacidad con poco movimiento. Estos huesos están formados por tejido esponjoso recubierto por una fina capa de tejido compacto. En otras palabras, hay una fina capa de hueso duro superpuesta a una capa mayor de hueso más flexible. Piensa en ello como una caja de hormigón fina que protege una esponja gruesa en su interior.