Portada » Cuántos tipos de ecosistemas hay

Cuántos tipos de ecosistemas hay

  • por
Cuántos tipos de ecosistemas hay

Estuario

Los arrecifes de coral son ecosistemas submarinos de gran actividad. Algunos los llaman las «selvas del mar». Los corales parecen rocas, pero en realidad son animales. Tienen esqueletos duros de carbonato cálcico, como las almejas. Forman una base para que vivan muchos otros organismos. Encontrarás cangrejos, estrellas de mar, gusanos, almejas, esponjas, jaleas, tortugas marinas y muchos peces. Los arrecifes de coral son complicados y muy frágiles. Se ven fácilmente afectados por la contaminación.

Las selvas tropicales están cerca del ecuador, donde casi siempre es cálido y húmedo. Estos son los ingredientes clave para que haya muchas plantas y árboles exuberantes. La mitad de las plantas y animales del mundo viven en las selvas tropicales. Es un ecosistema muy activo con muchos tipos de plantas, animales, hongos y organismos microscópicos. Muchos de ellos viven aquí y en ningún otro lugar.

En los numerosos desiertos del mundo, llueve muy poco. La tierra es muy, muy seca. Aquí, los seres vivos tienen formas creativas de encontrar y ahorrar agua. Los cactus son muy buenos almacenando agua. Pueden vivir sin lluvia durante meses. El ratón canguro vive en el desierto de Nevada. Rara vez bebe agua. Puede obtener el agua de los alimentos que come.

Tundra

ecosistema. El agua, la temperatura del agua, las plantas, los animales, el aire, la luz y el suelo trabajan juntos. Si no hay suficiente luz o agua o si el suelo no tiene los nutrientes adecuados, las plantas morirán. Si las plantas mueren, los animales que dependen de ellas morirán. Si los animales que dependen de las plantas mueren, todos los animales que dependen de ellas morirán. Los ecosistemas en la naturaleza funcionan de la misma manera. Todas las partes trabajan juntas para formar un sistema equilibrado.

Un ecosistema sano tiene mucha diversidad de especies y es menos probable que se vea gravemente dañado por la interacción humana, las catástrofes naturales y los cambios climáticos. Cada especie tiene un nicho en su ecosistema que ayuda a mantener el sistema sano. Cada día conocemos nuevas especies y apenas estamos descubriendo el papel que desempeñan en el mundo natural. Estudiando y manteniendo la biodiversidad, ayudamos a mantener sano nuestro planeta.

Los ecosistemas tienen muchos organismos vivos diferentes que interactúan entre sí. Los organismos vivos de un ecosistema pueden dividirse en tres categorías: productores, consumidores y descomponedores. Todos ellos son partes importantes de un ecosistema.

Principales tipos de ecosistemas

La vida en un ecosistema suele consistir en la competencia por recursos limitados, una característica de la teoría de la selección natural. La competencia en las comunidades (todos los seres vivos dentro de hábitats específicos) se observa tanto dentro de las especies como entre especies diferentes. Los recursos por los que compiten los organismos incluyen la materia orgánica de los organismos vivos o anteriormente vivos, la luz solar y los nutrientes minerales, que proporcionan la energía para los procesos vivos y la materia para formar las estructuras físicas de los organismos. Otros factores críticos que influyen en la dinámica de la comunidad son los componentes de su entorno físico y geográfico: la latitud de un hábitat, la cantidad de lluvia, la topografía (elevación) y las especies disponibles. Todas ellas son variables ambientales importantes que determinan qué organismos pueden existir en una zona concreta.

Wikipedia

Los ecosistemas son pequeñas burbujas de vida en las que todos los componentes interactúan entre sí para formar una red conectada. Tanto los factores vivos como los no vivos interactúan en este sistema interconectado. Existen ecosistemas terrestres y acuáticos, y hay muchísimos tipos diferentes de ambos. Básicamente, el medio ambiente y el clima determinan qué tipos de animales y plantas pueden habitar una determinada región. Las interacciones entre plantas y animales también son factores importantes.

En términos generales, los ecosistemas acuáticos pueden dividirse en sistemas de agua dulce y de agua salada. Los ecosistemas marinos cubren aproximadamente el 71% de la superficie de la Tierra y existen varios tipos. La zona oceánica es la parte abierta del océano donde viven los animales pelágicos, como las ballenas y el atún. La zona bentónica es el fondo del océano donde viven los invertebrados. Los ecosistemas cercanos a la costa incluyen la zona intermareal, los estuarios, las marismas, las costas arenosas, los arrecifes de coral, las lagunas y los manglares.

Algunas zonas pueden ser realmente enormes, como el océano abierto, donde el paisaje llano no cesa de crecer. Algunas zonas son mucho más limitadas, como la caída de una ballena, que es el ecosistema que se forma cuando una ballena muerta cae al fondo del mar: proporciona tanto alimento que se forma todo un ecosistema que depende del cadáver de la ballena. Los ecosistemas marinos están determinados por múltiples factores, como la temperatura, la geología, la luz, la ubicación y las mareas.