Características de los enlaces iónicos

  • por
Características de los enlaces iónicos

Carácter de los enlaces metálicos

La unión observada en la sal sólida es el resultado de la atracción electrostática entre los iones metálicos cargados positivamente y los iones de cloruro cargados negativamente. Por supuesto, en la red iónica los cationes se repelen entre sí, es decir, el #Na^+# REPELE al #Na^+# vecino, y lo mismo ocurre con el #Cl^-#; pero si se suma la atracción electrostática frente a la repulsión electrostática en toda la red, gana la atracción electrostática (y este proceso puede hacerse ciertamente de forma cuantitativa).

Y así podemos caracterizar un enlace iónico como no direccional, y FUERTEMENTE no molecular, y típicamente formado entre cationes metálicos, y aniones no metálicos, que se organizan en una serie infinita de iones positivos y negativos interpenetrados.

Acetato

La siguiente figura muestra sólo algunos ejemplos del color y el brillo de los cristales iónicos que se producen de forma natural. La disposición regular y ordenada de los iones en la red cristalina es la responsable de las distintas formas de estos cristales, mientras que los iones de metales de transición dan lugar a los colores.

Figura 3.6.1: En la naturaleza, la disposición ordenada de los sólidos iónicos da lugar a bellos cristales. (A) Amatista – una forma de cuarzo, SiO2, cuyo color púrpura proviene de los iones de hierro. (B) Cinabrio – el principal mineral de mercurio es el sulfuro de mercurio (II), HgS (C) Azurita – un mineral de cobre, Cu3(CO3)2(OH)2. (D) Vanadinita – el mineral primario de vanadio, Pb3(VO4)3Cl.

Debido a las numerosas atracciones simultáneas entre cationes y aniones que se producen, las redes cristalinas iónicas son muy fuertes. El proceso de fusión de un compuesto iónico requiere la adición de grandes cantidades de energía para romper todos los enlaces iónicos del cristal. Por ejemplo, el cloruro de sodio tiene una temperatura de fusión de unos 800oC. Como comparación, el compuesto molecular agua se funde a 0 °C.

Características de los compuestos covalentes

La siguiente figura muestra sólo algunos ejemplos del color y el brillo de los cristales iónicos que se producen de forma natural. La disposición regular y ordenada de los iones en la red cristalina es la responsable de las distintas formas de estos cristales, mientras que los iones de metales de transición dan lugar a los colores.

Figura 3.6.1: En la naturaleza, la disposición ordenada de los sólidos iónicos da lugar a bellos cristales. (A) Amatista – una forma de cuarzo, SiO2, cuyo color púrpura proviene de los iones de hierro. (B) Cinabrio – el principal mineral de mercurio es el sulfuro de mercurio (II), HgS (C) Azurita – un mineral de cobre, Cu3(CO3)2(OH)2. (D) Vanadinita – el mineral primario de vanadio, Pb3(VO4)3Cl.

Debido a las numerosas atracciones simultáneas entre cationes y aniones que se producen, las redes cristalinas iónicas son muy fuertes. El proceso de fusión de un compuesto iónico requiere la adición de grandes cantidades de energía para romper todos los enlaces iónicos del cristal. Por ejemplo, el cloruro de sodio tiene una temperatura de fusión de unos 800oC. Como comparación, el compuesto molecular agua se funde a 0 °C.

Carácter de los elec…

El enlace iónico es un tipo de enlace químico en el que un átomo pierde electrones de valencia y otro los gana. Este intercambio da lugar a una configuración electrónica de gas noble más estable para los dos átomos implicados. Un enlace iónico se basa en fuerzas electrostáticas atractivas entre dos iones de carga opuesta.

En los enlaces iónicos intervienen un catión y un anión. El enlace se forma cuando un átomo, normalmente un metal, pierde uno o varios electrones y se convierte en un ion positivo o catión. Otro átomo, normalmente un no metal, puede adquirir el electrón o los electrones para convertirse en un ion negativo, o anión.

Un ejemplo de enlace iónico es la formación de fluoruro de sodio, NaF, a partir de un átomo de sodio y un átomo de flúor. En esta reacción, el átomo de sodio pierde su único electrón de valencia a favor del átomo de flúor, que tiene el espacio suficiente para aceptarlo. Los iones producidos tienen cargas opuestas y se atraen entre sí debido a las fuerzas electrostáticas.

A escala macroscópica, los compuestos iónicos forman redes, son sólidos cristalinos en condiciones normales y tienen puntos de fusión elevados. La mayoría de estos sólidos son solubles en H2O y conducen la electricidad cuando se disuelven. La capacidad de conducir la electricidad en solución es la razón por la que estas sustancias se denominan electrolitos. La sal de mesa, NaCl, es un buen ejemplo de este tipo de compuestos.